1. Český Krumlov:
En la República Checa, alrededor de un majestuoso castillo del siglo XIII, creció la ciudad medieval de Český Krumlov, junto al río Moldava. Su patrimonio arquitectónico gótico, renacentista y barroco posee monumentos como la Columna de la Peste y Puerta de Budejovice, además de barrios como el de Latrán, en los que te sentirás transportado en el tiempo. La ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1992.
cesky-krumlov

2. Pingyao:
La ciudad han tradicional mejor conservada es Pingyao, en la provincia china de Shanxi. Fue fundada en el siglo XIV, y llegó a ser el núcleo financiero del país. El trazado que conserva en sus calles pertenece a las dinastías Ming y Qing, y todavía permanecen en pie las espectaculares murallas, de seis kilómetros de longitud, con seis puertas y 72 torres de vigilancia que rodean su casco antiguo. Todo ello contribuyó a que, en 1997, fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Pingyao

3. Samarcanda:
Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 2001, la antigua ciudad de Samarcanda fue fundada en el siglo VII a. C. Su nombre evoca exotismo, inevitable si tenemos en cuenta que se encontraba en la antigua Ruta de la Seda. En esta ciudad de Uzbekistán encontrarás los conjuntos arquitectónicos de Shah i-Zinda y Gur i-Emir, las tres grandes madrazas del Registán, el observatorio de Ulugh-Beg y la mezquita Bibi-Khanum, entre otros puntos de interés.
samarkand-2399796_1280

4. Urbino:
Además de Florencia y Verona, Italia cuenta con ciudades históricas bien conservadas que merecen siempre una o más visitas. Urbino, en la región de las Marcas, es una de ellas. Esta pequeña localidad amurallada mantiene su encanto renacentista, con monumentos como el antiguo monasterio de Santa Clara, el mausoleo de los Duques en la iglesia de San Bernardino y el Palacio Ducal, entre otros.
Esta ciudad, cuyo máximo esplendor se produjo en el siglo XV, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998.
Urbino

5. Nessebar:
La ciudad de Nessebar, en Bulgaria, se construyó en una península del mar Negro donde se encuentran restos arqueológicos del período helenístico. De la Edad Media han llegado hasta nosotros la fortaleza y la basílica de Stara Mitropolia, además de ser una de las ciudades con más cantidad de iglesias del mundo. De igual modo, se conservan las casas típicas de madera del siglo XIX, formando un conjunto en el que las distintas épocas históricas han dejado una huella imborrable.La antigua ciudad de Nessebar fue catalogada como Patrimonio de la Humanidad en el año 1983.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA